joseph-caceres
Escrito por: Joseph Caceres para el nacional

Cuando se habla de crisis en el negocio del entretenimiento solo se alude a las orquestas de merengue.

Pero donde dejan a las cantantes solistas, que a diferencia de otros tiempos, no encuentran contratos para shows de clubes nocturnos o sociales? La mayoría de ellos languidecen sin trabajo ni nada qué hacer.

Hasta en la televisión les dan de lado, y dificilmente encuentra usted a un baladista cantando en un programa musical de la televisión.

Si recordamos los ochenta, las solistas tenían hasta días fijos en programas como “El Show del Mediodía”.

Se dirá que eran otros tiempos, lo cual hay que admitir, pero hoy días las baladistas son una especie en extinción.

Se pensaba que con la ampliación de la oferta hotelera los artistas dominicanos iban a contar con mayores oportunidades de trabajo, pero ha sucedido lo contrario.

En su mayoría los “shows” de hoteles se nutren de artistas aficionados de las mismas provincias con los que montan sus revistas, coreografías, distinto a lo que sucede en otros mercados con casinos y hoteles, donde se contratan grandes figuras por temporadas, como parte de la oferta de entretenimiento a sus huespedes y clientes.

En otros países los hoteles turísticos son importantes fuentes de trabajo para los artistas.

Se argumenta que la mayoría de cantantes solistas tradicionales agotaron su época de relevancia, y los que aún se mantienen, se encuentran al margen de los gustos y preferencias musicales que predominan hoy en día.

Si bien es cierto, no menos es que vocalistas como Pavel Núñez y Wason Brazoban, que son las dos figuras más relevantes como cantantes de nueva generación, no tienen la movilidad, la frecuencia, ni la presencia deseada en los escenarios de espectáculos.

Sólo se sabe de ellos, cuando montan por cuenta propia un concierto al año.

Deberían tener una agenda de actividades constantes.

De los cantantes baladistas tradicionales, el único que se ha podido mantener a través del tiempo, es Anthony Ríos.

Pero no solo por sus canciones, sino por el “show” interactivo que suele mantener en sus actuaciones.

Como pueden ver, la crisis no solo afecta a las orquestas de merengue, sino también a los solistas y baladistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s