Policías vigilan las vías, pero en los barrios el desorden se mantiene intacto

El 21 de agosto, a pocos días de Luis Abinader haber asumido la dirección del país, relanzó, junto a los organismos de seguridad, el Plan de Seguridad Ciudadana, que consistía a subir un 10 % los incentivos de los agentes y aumento en 15 % el número de ellos en el patrullaje en las calles.

Las disposicionescrearon expectativas en un sector de la población que piden al Gobierno ser más severo en hacer cumplir las medidas contra el COVID-19.

Los policías y militares son muy celosos a la hora de hacer cumplir el horario de toque de queda, que inicia a las 7:00 de la noche, de lunes a viernes y a las 5:00 de la tarde, los fines de semana y concluye a las 5:00 de la mañana.

Agentes con retenes, armas largas y vehículos militares son atravesados cada noche en puntos claves y vías del Gran Santo Domingo y otras provincias.

Desde el 20 de marzo hasta este martes uno de septiembre, 123,147 personas fueron apresadas por violar el toque de queda. De esas, 65,618 fueron sometidas a la justicia por infracción, 900 por rebelión y 87 por subir videos en las redes violentando las medidas, según las estadísticas de la Policía Nacional.

Sin embargo, a lo interno de los sectores populares, el ambiente es diferente: las medidas contra el COVID-19 no son tomadas en cuenta, como la venta y consumo de alcohol, jóvenes sin la distancia física ni el uso de las mascarillas y las aglomeraciones y fiestas que hacen en los sectores, piscinas y otros lugares.

En junio pasado, el hoy ministro de Salud Pública, Plutarco Arias, criticó la gestión de Danilo Medina por no hacer respetar el cumplimiento de las medidas de distanciamiento físico.

Pero tampoco ahora estas autoridades no han detenido la desobediencia civil que está ante la vista de todos.

Las autoridades sanitarias han alertado a los más jóvenes a tener cuidado en las calles, puesto que son los que llevan el virus a sus hogares y afectan a los mayores, el sector más vulnerable ante el virus.

No obstante, cada fin de semana, miles de jóvenes no les temen al COVID-19 y violan el toque de queda. Ante eso, diversos sectores de la sociedad piden mayor drasticidad con los infractores de las medidas contra el coronavirus que ayer martes complió seis meses en el país y lleva 1,738 muertes y 94,979 casos acumulados, de los cuales 24,505 están activos.

Ayer martes, el presidente Abinader decretó otra extensión del toque de queda por 25 días más, dispuesta en el decreto 431-20 para seguir tomando las medidas contra la pandemia y en favor de la economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!